ACEITE DE OLIVA Y SALUD CARDIOVASCULAR

La presencia de fenoles en el aceite de oliva confiere a este alimento propiedades potencialmente beneficiosas para el corazón

Los fenoles contenidos en el aceite de oliva son beneficiosos para el corazón, motor del organismo. Pero, ¿qué pasa con ellos tras el refinamiento? Una reciente investigación realizada por el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba evidencia que los aceites que han perdido fenoles en los procesos de refinamiento no aportan ningún beneficio.

Hasta el momento, múltiples estudios se habían fijado en los ácidos grasos del aceite de oliva como fuente de beneficios para la salud en el marco de la dieta mediterránea, hoy los investigadores cordobeses inauguran un nuevo punto de vista, centrándose en los polifenoles como principal aporte del aceite en nuestra salud.

Estos fueron algunos de los beneficios de los fenoles del aceite de oliva que se observaron:

  • La acción de los fenoles evita la proliferación de placas de ateroma, que obstruyen los vasos, dificultan la circulación sanguínea y obligan al corazón a bombear más deprisa y más fuerte.
  • La mayoría de los compuestos de los fenoles, como los flavonoides y las vitaminas, tienen propiedades antiinflamatorias y antitrombóticas.
  • Así, por ejemplo, uno de dichos micronutrientes, el oleocantal, cuenta con propiedades antiinflamatorias sobre la enzima ciclooxigenasa (COX) comparables a las de un fármaco analgésico tan prescrito como el ibuprofeno.

Pero esto no es todo, científicos griegos e italianos se suman a la investigación de los beneficios del aceite de oliva.
Así, si los españoles apuntaban a un beneficio en la prevención de arteriosclerosis, otra investigación griega habla de que el consumo de aceite de oliva disminuye la presión arterial.
En Italia, más allá de la disminución de la presión arterial, se atribuye al aceite de oliva una disminución del índice de masa corporal, los niveles de insulina, glucosa, colesterol total y triglicéridos.

«El aceite de oliva virgen es mucho más que una grasa sana, debe ser contemplado como un zumo vegetal rico en micronutrientes de gran interés para la salud»

 


Francisco Jiménez
Director del estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology, (vol 46, pp 1864-1868).