Músculos… ¡¡úsalos o piérdelos!!

En edades adultas, normalmente se recomienda caminar o nadar como ejemplos de ejercicios de tipo aeróbico para ayudar a mantener la buena función del sistema cardiovascular o controlar aspectos metabólicos como el control del peso corporal y el azúcar en sangre (1).

Sin embargo, sabemos que a medida que envejecemos se pierde fuerza y masa muscular, así como densidad ósea. De esta manera, es también fundamental que entre las personas de edad avanzada también se siga un entrenamiento de fuerza adaptado a sus capacidades. En un estudio con personas de entre 60 y 80 años (2) el entrenamiento con pesas y máquinas de musculación dos veces por semana aumentó la fuerza, la potencia, la masa muscular, además de la capacidad funcional. Los resultados se dieron tras más de 10 meses por lo que la constancia es clave en este proceso. De todos modos, si nos gusta creer que ‘el movimiento es vida’… ¿Por qué no mantener esa vitalidad y seguir moviéndonos día tras día?

Cabe destacar, que es siempre conveniente la adecuación de la actividad física a la etapa, objetivos e individualidades de cada persona, pero en personas adultas esto se hace cada vez más indispensable. Además, consideramos de gran relevancia un entrenamiento que reduzca la pérdida de movilidad y practicar la coordinación, el equilibrio y la conciencia corporal. Conforme nos hacemos mayores es cada vez más importante pensar en maneras de mantenernos saludables, fuertes y capaces para mantener la autonomía e independencia en nuestro día a día.

El asesoramiento por parte de nuestros/as osteópatas y entrenadores/as personales será clave antes de comenzar cualquier plan de entrenamiento. Además, tenemos profesionales de la salud y el bienestar que están dispuestos a prestar una atención especial tanto en la sala de fitness como en las actividades grupales. Por si todo esto fuera poco, hemos diseñado una clase pensada para el mantenimiento y mejora de las capacidades funcionales en edades avanzadas – ¡MASTERS! Ven a probarla, y recomiéndala a aquellos que les deseas una larga vida cargada de salud y energía.

Alberto Marín

Entrenador personal y Coach de Bunkay

  1. Ravé, G., & Abellán, V. (2000). Indicaciones y sugerencias sobre el entrenamiento de fuerza y resistencia en ancianos (Vol. 1).
  2. Mccartney, N., Hicks, A. L., Martin, J., & Webber, C. E. (1995). Long-term Resistance Training in the Elderly: Effects on Dynamic Strength, Exercise Capacity, Muscle, and Bone. Journal of Gerontology: BIOLOGICAL SCIENCES (Vol. 50).